DOMINIO DE PINGUS, UN MITO EN LA RIBERA DEL DUERO

pingus Esta Bodega, fundada en 1995, se ha convertido ya en un mito. Cinco hectáreas de viñedo y una nave de crianza con 150 barricas bastan para estos vinos de producción muy limitada. El brillante enólogo danés Peter Sisseck es su creador. Son cuatro parcelas, con una extensión total de unas 5 hectáreas. Los pagos tienen los nombres de Santa Cruz, el de viñas más jóvenes, tan sólo 50 años, y con las producciones más altas, 20 hectolitros por hectárea en 1998, Baroso es el pago más completo, según Sisseck, compuesto por dos parcelas diferentes, una de 1 hectárea, y la otra, con viñas de hasta 60 años, de 2,5 hectáreas. El vino de estas uvas es la espina dorsal de Pingus. Por último, San Cristóbal, 1,2 hectáreas, con una edad de 70 años, y producciones inferiores a las demás, como en 1998, cuando se recogieron tan solo 11 hectolitros por hectárea.

Los vinos son concentrados, potentes, con una fruta muy madura, un equilibrio impresionante, y cada vez más finura. Si su Pingus inicial, de 1995, era sorprendente, cada añada ha ido a más, respetando, claro está, el carácter de cada una de ellas. Así si el 1996 es potentísimo y elegante, el 1997 es más ligero, interpretando correctamente la añada, volviendo en 1998 a una mayor concentración a la vez que se aumenta la finura. El segundo vino, Flor de Pingus, sólo se ha producido en los años 1995, 1996, 1999 y 2000. pingus-footer

Acceso a Clientes

Para descargar catálogos y solicitar cotizaciones acceda a continuación: